INICIO 9 Noticias sobre protección pasiva 9 Resistencia al fuego de los elementos constructivos

Resistencia al fuego de los elementos constructivos

Conocer qué es la protección pasiva contra incendios y la importancia de aplicar este tipo de soluciones en la fase indicada del proceso constructivo garantiza la seguridad necesaria cuando se declara un incendio en industria.

Protección pasiva contra incendios: concepto

Hace referencia al conjunto de soluciones que se aplican durante la construcción de las edificaciones industriales y cuyo fin es aumentar la resistencia al fuego de los edificios, disminuyendo la propagación del incendio y sus efectos.

La protección pasiva contra incendios se denomina así porque no desempeña ninguna acción para apagar el incendio, para detectarlo o advertir de su existencia.

Son sistemas que no realizan acción alguna, consistiendo en la utilización de revestimientos y la elección de materiales constructivos que dotan de resistencia contra el fuego al edificio o partes del mismo.

Este tipo de protección se debe integrar durante la construcción del edificio, siendo responsable el contratista o aplicador.

Por lo tanto, uno de los objetivos primordiales de la protección pasiva contra incendios es minimizar los daños del fuego e impedir que este se propague a otras estancias del edificio.

De este modo, el tiempo de deterioro de la estructura se alarga y permite la intervención de los servicios de emergencia, así como la evacuación de las personas que se encuentren en su interior.

[bctt tweet=”Muchos desconocen los beneficios de una correcta protección pasiva contra incendios. ¡No lo ignores! Se pueden salvar vidas y bienes. #PPCI #seguridad #incendios” username=”berbelporcel”]

 

Diferencias entre protección activa y protección pasiva contra incendios

Fuera del ámbito de la arquitectura y la ingeniería se suelen confundir estos dos términos.

Pero, a pesar de que los dos están relacionados con la protección contra el fuego, se trata de dos sistemas que funcionan de forma muy diferente.

La protección activa contra incendios es un sistema de extinción compuesto por instalaciones y todo tipo de instrumentos necesarios para apagar el fuego cuando este ya se ha declarado.

Algunos ejemplos de este tipo de instrumentos son: bocas de incendios, rociadores, extintores, alarmas y demás sistemas de extinción.

La protección pasiva contra incendios es un sistema de prevención compuesto por materiales o productos con capacidades ignífugas o cierta resistencia a altas temperaturas con los que se busca frenar el deterioro del edificio durante el desarrollo del incendio.

Estos productos pueden ser: morteros ignífugos, pinturas intumescentes, productos para franjas cortafuegos, productos para el sellado de pasos de instalaciones o sectorización mediante diferentes técnicas.

 

Exige garantías en la aplicación de protección pasiva contra incendios

Es importante que la empresa aplicadora de sistemas para la protección pasiva contra el fuego, garantice la eficacia de los mismos y el cumplimiento de la normativa vigente. Pertenecer a asociaciones de protección contra incendios es algo esencial, esto proporciona un plus de seguridad en la ejecución de los trabajos y el conocimiento de las últimas normativas en cuanto a seguridad contra el fuego. En nuestro caso, Berbel Porcel cuenta con el respaldo de Tecnifuego Aespi, una de las asociaciones españolas de empresas y profesionales de protección contra incendios más destacada. En Berbel Porcel somos especialistas en protección pasiva contra incendios, aplicando los materiales y soluciones comentados anteriormente. Si desea conocer más acerca de ellas o le gustaría saber cual es la necesaria para su proyecto, puede contactar con nosotros sin compromiso.
Los ensayos de resistencia al fuego de los distintos materiales usados en estructuras o elementos constructivos permite conocer el comportamiento de los mismos cuando se desencadena un incendio. Para la clasificación de los elementos según su resistencia al fuego, podemos encontrar distinta nomenclatura dependiendo de si es la clasificación española (obsoleta) o la clasificación europea. Nos hemos percatado que el uso de ambas nomenclaturas suele confundirse y las distintas clases se terminan usando de forma errónea. La clasificación bajo la norma europea es la que se encuentra vigente en la actualidad y es la que desarrollaremos en el siguiente artículo.

Clasificación de materiales según su resistencia al fuego: Normativa Europea

En la Normativa Europea UNE-EN 13501-2:2002 y el RD 312/2005 se establecen las principales clases según el comportamiento frente al fuego de los materiales. Esta norma viene recogida en el Código Técnico de Edificación. A continuación las definiremos y diremos que criterios de evaluación son los que se han seguido para determinar cada clase:

Capacidad portante o estabilidad al fuego (R)

Es la capacidad que tienen los elementos estructurales con funciones portantes para mantener su estabilidad cuando quedan expuestos al fuego. El principal criterio de evaluación de dicho colapso es la velocidad con la que se deforman los elementos sometidos a flexión (cubiertas, forjados o vigas) y cargas axiales (pilares o muros). Por lo tanto, esta resistencia se mide mediante el tiempo que la estructura mantiene su estabilidad hasta el comienzo del colapso.

Integridad (E)

Es la capacidad que poseen los elementos constructivos que actúan como barrera ante las llamas y los gases durante un incendio. Este elemento separador debe estar construido con un material que soporte el contacto con el fuego en la cara expuesta, evitando la propagación a la no expuesta. Uno de los criterios de evaluación que se emplean para medir esta propagación, es la no ignición de un trozo de algodón colocado en la cara no expuesta del elemento en llamas. El periodo de tiempo durante el cual dicho componente impide el paso de las llamas entre los dos sectores de incendios marcará su integridad.

Aislamiento (I)

En este caso se le pide al elemento separador que no permita el traspaso de las llamas, y además, evite el traspaso de calor desde el lado expuesto al fuego al no expuesto. Dicho componente, que funciona como aislante térmico, debe impedir que se produzcan temperaturas elevadas en la parte del material que no se encuentra en contacto con las llamas. La temperatura deberá mantenerse a 140 ºC de media, no superando nunca los 180 ºC. Si sobrepasa estos valores, se consideraría afectada su capacidad como aislante térmico. Como en las clases anteriores, la variable tiempo definirá la resistencia del elemento en cuanto a aislamiento térmico. Aplicando productos con resistencia al fuego

Comportamiento en función del tiempo para cada resistencia (R, E, I)

Como se ha mencionado, la variable tiempo (t) irá acompañando a cada clase, tomando el valor de minutos Según la normativa actual existe una escala de valores predefinida para representar el periodo de tiempo en que se cumplen los criterios de evaluación. Pueden ser: 15, 30, 60, 90, 120, 180 o 240 minutos. Las tres clases se unen entre sí para reflejar todas las variantes en que se cumplen los criterios de comportamiento de los elementos constructivos portantes y no portantes: Elementos portantes:

R t: tiempo que se cumple la capacidad portante o estabilidad al fuego. RE t: tiempo que se cumple la capacidad portante e integridad al paso de las llamas y gases. REI t: tiempo que se cumple la capacidad portante, integridad y aislamiento térmico.

Elementos no portantes:

E t: tiempo que se cumple la integridad al paso de las llamas y gases. EI t: tiempo que se cumplen los criterios de integridad y aislamiento térmico

Clasificación de los elementos constructivos más comunes

En la siguiente lista se muestra la clasificación de los elementos constructivos que habitualmente encontramos en los trabajos de protección pasiva contra incendios. Entre paréntesis se muestra la nomenclatura derogada para la misma clasificación de resistencia que prevalecía antes de entrar en vigor la Normativa Europea:

R t (antiguo Estabilidad al Fuego EF-t*)

Portantes sin función de separación frente al fuego: vigas y pilares. Portantes con función de separación frente al fuego: muros de carga y forjados

REI t (antiguo Resistencia al Fuego RF-t*)

Particiones con función de separación frente al fuego: forjados y medianerías.

EI t (antiguo Resistencia al Fuego RF-t*)

Sistemas de sellado de pasos de instalaciones: cableado y tuberías. Conductos de ventilación: de material termoplástico o acero galvanizado.

*Nomenclatura derogada para la misma clasificación de resistencia que prevalecía antes de entrar en vigor la Normativa Europea. [bctt tweet=”En #protecciónpasiva contra incendios es importante conocer las principales clases que se establecen según el comportamiento frente al fuego de los materiales: #estabilidad, #integridad y #aislamiento. ” username=”berbelporcel”]

La importancia de interpretar correctamente esta nomenclatura

En Berbel Porcel, consideramos importante aclarar aquellos conceptos del ámbito de la protección pasiva contra incendios que puedan provocar cierta confusión. Además, disponemos de equipo técnico para responder cualquier duda que pueda surgir tras la lectura de este artículo. Conocer esta nomenclatura, junto con una correcta interpretación de la normativa, nos ayudará a identificar el tipo de resistencia de los productos y elementos constructivos para la instalación de protección pasiva en cualquier proyecto.
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?