Resistencia al fuego de los elementos constructivos

Resistencia al fuego de los elementos constructivos

INICIO 9 Author archive for Salvador Lizana

Resistencia al fuego de los elementos constructivos

Conocer qué es la protección pasiva contra incendios y la importancia de aplicar este tipo de soluciones en la fase indicada del proceso constructivo garantiza la seguridad necesaria cuando se declara un incendio en industria.

Protección pasiva contra incendios: concepto

Hace referencia al conjunto de soluciones que se aplican durante la construcción de las edificaciones industriales y cuyo fin es aumentar la resistencia al fuego de los edificios, disminuyendo la propagación del incendio y sus efectos.

La protección pasiva contra incendios se denomina así porque no desempeña ninguna acción para apagar el incendio, para detectarlo o advertir de su existencia.

Son sistemas que no realizan acción alguna, consistiendo en la utilización de revestimientos y la elección de materiales constructivos que dotan de resistencia contra el fuego al edificio o partes del mismo.

Este tipo de protección se debe integrar durante la construcción del edificio, siendo responsable el contratista o aplicador.

Por lo tanto, uno de los objetivos primordiales de la protección pasiva contra incendios es minimizar los daños del fuego e impedir que este se propague a otras estancias del edificio.

De este modo, el tiempo de deterioro de la estructura se alarga y permite la intervención de los servicios de emergencia, así como la evacuación de las personas que se encuentren en su interior.

[bctt tweet=”Muchos desconocen los beneficios de una correcta protección pasiva contra incendios. ¡No lo ignores! Se pueden salvar vidas y bienes. #PPCI #seguridad #incendios” username=”berbelporcel”]

 

Diferencias entre protección activa y protección pasiva contra incendios

Fuera del ámbito de la arquitectura y la ingeniería se suelen confundir estos dos términos.

Pero, a pesar de que los dos están relacionados con la protección contra el fuego, se trata de dos sistemas que funcionan de forma muy diferente.

La protección activa contra incendios es un sistema de extinción compuesto por instalaciones y todo tipo de instrumentos necesarios para apagar el fuego cuando este ya se ha declarado.

Algunos ejemplos de este tipo de instrumentos son: bocas de incendios, rociadores, extintores, alarmas y demás sistemas de extinción.

La protección pasiva contra incendios es un sistema de prevención compuesto por materiales o productos con capacidades ignífugas o cierta resistencia a altas temperaturas con los que se busca frenar el deterioro del edificio durante el desarrollo del incendio.

Estos productos pueden ser: morteros ignífugos, pinturas intumescentes, productos para franjas cortafuegos, productos para el sellado de pasos de instalaciones o sectorización mediante diferentes técnicas.

 

Exige garantías en la aplicación de protección pasiva contra incendios

Es importante que la empresa aplicadora de sistemas para la protección pasiva contra el fuego, garantice la eficacia de los mismos y el cumplimiento de la normativa vigente. Pertenecer a asociaciones de protección contra incendios es algo esencial, esto proporciona un plus de seguridad en la ejecución de los trabajos y el conocimiento de las últimas normativas en cuanto a seguridad contra el fuego. En nuestro caso, Berbel Porcel cuenta con el respaldo de Tecnifuego Aespi, una de las asociaciones españolas de empresas y profesionales de protección contra incendios más destacada. En Berbel Porcel somos especialistas en protección pasiva contra incendios, aplicando los materiales y soluciones comentados anteriormente. Si desea conocer más acerca de ellas o le gustaría saber cual es la necesaria para su proyecto, puede contactar con nosotros sin compromiso.
Los ensayos de resistencia al fuego de los distintos materiales usados en estructuras o elementos constructivos permite conocer el comportamiento de los mismos cuando se desencadena un incendio. Para la clasificación de los elementos según su resistencia al fuego, podemos encontrar distinta nomenclatura dependiendo de si es la clasificación española (obsoleta) o la clasificación europea. Nos hemos percatado que el uso de ambas nomenclaturas suele confundirse y las distintas clases se terminan usando de forma errónea. La clasificación bajo la norma europea es la que se encuentra vigente en la actualidad y es la que desarrollaremos en el siguiente artículo.

Clasificación de materiales según su resistencia al fuego: Normativa Europea

En la Normativa Europea UNE-EN 13501-2:2002 y el RD 312/2005 se establecen las principales clases según el comportamiento frente al fuego de los materiales. Esta norma viene recogida en el Código Técnico de Edificación. A continuación las definiremos y diremos que criterios de evaluación son los que se han seguido para determinar cada clase:

Capacidad portante o estabilidad al fuego (R)

Es la capacidad que tienen los elementos estructurales con funciones portantes para mantener su estabilidad cuando quedan expuestos al fuego. El principal criterio de evaluación de dicho colapso es la velocidad con la que se deforman los elementos sometidos a flexión (cubiertas, forjados o vigas) y cargas axiales (pilares o muros). Por lo tanto, esta resistencia se mide mediante el tiempo que la estructura mantiene su estabilidad hasta el comienzo del colapso.

Integridad (E)

Es la capacidad que poseen los elementos constructivos que actúan como barrera ante las llamas y los gases durante un incendio. Este elemento separador debe estar construido con un material que soporte el contacto con el fuego en la cara expuesta, evitando la propagación a la no expuesta. Uno de los criterios de evaluación que se emplean para medir esta propagación, es la no ignición de un trozo de algodón colocado en la cara no expuesta del elemento en llamas. El periodo de tiempo durante el cual dicho componente impide el paso de las llamas entre los dos sectores de incendios marcará su integridad.

Aislamiento (I)

En este caso se le pide al elemento separador que no permita el traspaso de las llamas, y además, evite el traspaso de calor desde el lado expuesto al fuego al no expuesto. Dicho componente, que funciona como aislante térmico, debe impedir que se produzcan temperaturas elevadas en la parte del material que no se encuentra en contacto con las llamas. La temperatura deberá mantenerse a 140 ºC de media, no superando nunca los 180 ºC. Si sobrepasa estos valores, se consideraría afectada su capacidad como aislante térmico. Como en las clases anteriores, la variable tiempo definirá la resistencia del elemento en cuanto a aislamiento térmico. Aplicando productos con resistencia al fuego

Comportamiento en función del tiempo para cada resistencia (R, E, I)

Como se ha mencionado, la variable tiempo (t) irá acompañando a cada clase, tomando el valor de minutos Según la normativa actual existe una escala de valores predefinida para representar el periodo de tiempo en que se cumplen los criterios de evaluación. Pueden ser: 15, 30, 60, 90, 120, 180 o 240 minutos. Las tres clases se unen entre sí para reflejar todas las variantes en que se cumplen los criterios de comportamiento de los elementos constructivos portantes y no portantes: Elementos portantes:

R t: tiempo que se cumple la capacidad portante o estabilidad al fuego. RE t: tiempo que se cumple la capacidad portante e integridad al paso de las llamas y gases. REI t: tiempo que se cumple la capacidad portante, integridad y aislamiento térmico.

Elementos no portantes:

E t: tiempo que se cumple la integridad al paso de las llamas y gases. EI t: tiempo que se cumplen los criterios de integridad y aislamiento térmico

Clasificación de los elementos constructivos más comunes

En la siguiente lista se muestra la clasificación de los elementos constructivos que habitualmente encontramos en los trabajos de protección pasiva contra incendios. Entre paréntesis se muestra la nomenclatura derogada para la misma clasificación de resistencia que prevalecía antes de entrar en vigor la Normativa Europea:

R t (antiguo Estabilidad al Fuego EF-t*)

Portantes sin función de separación frente al fuego: vigas y pilares. Portantes con función de separación frente al fuego: muros de carga y forjados

REI t (antiguo Resistencia al Fuego RF-t*)

Particiones con función de separación frente al fuego: forjados y medianerías.

EI t (antiguo Resistencia al Fuego RF-t*)

Sistemas de sellado de pasos de instalaciones: cableado y tuberías. Conductos de ventilación: de material termoplástico o acero galvanizado.

*Nomenclatura derogada para la misma clasificación de resistencia que prevalecía antes de entrar en vigor la Normativa Europea. [bctt tweet=”En #protecciónpasiva contra incendios es importante conocer las principales clases que se establecen según el comportamiento frente al fuego de los materiales: #estabilidad, #integridad y #aislamiento. ” username=”berbelporcel”]

La importancia de interpretar correctamente esta nomenclatura

En Berbel Porcel, consideramos importante aclarar aquellos conceptos del ámbito de la protección pasiva contra incendios que puedan provocar cierta confusión. Además, disponemos de equipo técnico para responder cualquier duda que pueda surgir tras la lectura de este artículo. Conocer esta nomenclatura, junto con una correcta interpretación de la normativa, nos ayudará a identificar el tipo de resistencia de los productos y elementos constructivos para la instalación de protección pasiva en cualquier proyecto.
Reglamento contra incendios para protección pasiva

Reglamento contra incendios para protección pasiva

Normativa para la seguridad contra incendios en industria Existe reglamento contra incendios que regula los trabajos de ignifugación con el objetivo de conseguir la seguridad necesaria en cada tipo de edificación. Esta regulación de seguridad contra incendios, queda recogida principalmente en dos documentos oficiales: el Código Técnico de la Edificación (CTE) y el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales (RSCIEI). Como veremos a continuación, para cada tipo de uso del edificio afecta una normativa distinta en cuanto a protección contra incendios.

Normativa de seguridad contra incendios del Código Técnico de Edificación (CTE)

Dicha normativa se establece en el Documento Básico de Seguridad contra Incendios (DB-SI), uno de los seis documentos integrados en el CTE. En ella se exige resistencia estructural ante el fuego para la construcción de todo tipo de edificaciones, con la excepción de los establecimientos industriales. Por lo tanto, se verán afectadas por el reglamento contra incendios las siguientes construcciones: viviendas, edificios administrativos o de pública concurrencia, hospitales, locales comerciales y aparcamientos. Los requerimientos básicos de seguridad que se exponen en el CTE son los siguientes:
  • Limitar el riesgo de propagación del fuego.
  • Disponer de los medios necesarios para la correcta evacuación de los ocupantes.
  • Disponer de los equipos e instalaciones apropiados para la detección y extinción del incendio.
  • Facilitar la intervención de los bomberos.
  • Asegurar la resistencia al fuego de la estructura durante el tiempo necesario.
Las soluciones más comunes para cumplir con estas exigencias son: el sellado de pasos de instalaciones y la aplicación de sistemas para ofrecer resistencia al fuego a la estructura o elementos de compartimentación. Para la determinación de la resistencia al fuego de la estructura, el CTE tiene en cuenta dos factores: el uso del edificio y la altura de evacuación de la planta. Dentro del documento del CTE encontramos unas tablas con valores que nos indican qué resistencia deben tener los elementos estructurales (forjados, vigas y pilares). A continuación mostramos la tabla de resistencia según el uso de los sectores de incendios: Extracto tabla de resistencia al fuego según el sector de incendio[Puede descargar el DB-SI completo aquí].

Normativa recogida en el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales

La regulación de las edificaciones industriales, en cuanto a protección contra incendios, queda recogida en el documento RSCIEI. En él se establecen las condiciones que deben reunir los edificios de uso industrial, para proteger a los ocupantes frente a los riesgos originados por un incendio y para prevenir los daños a terceros. Las principales soluciones que debemos tener en cuenta para cumplir con el RSCIEI son: ignifugación de estructura metálica, ignifugación de medianerías y colocación de franjas cortafuegos. Para calcular la resistencia estructural que deben soportar en caso de incendio este tipo de construcciones industriales, se tienen en cuenta dos factores: el riesgo intrínseco y la tipología constructiva.
  • El riesgo intrínseco: se calcula por medio de una fórmula que considera la combustibilidad de los materiales empleados en la construcción y de aquellos que se almacenan para su uso en los procesos de fabricación.
  • La tipología constructiva: se refiere a la configuración y ubicación del edificio industrial. Influyen varios factores, como por ejemplo: si la nave comparte estructura con otro establecimiento, si la actividad se desarrolla en un espacio abierto o si un mismo edificio acoge distintos usos industriales.
La resistencia de las medianerías y franjas cortafuegos solo queda fijada por el riesgo intrínseco, independientemente de cual sea el tipo de construcción. [Puede descargar el RSCIEI completo aquí]. [bctt tweet=”Los factores que se tienen en cuenta para el cálculo de la resistencia estructural ante el fuego para los establecimientos industriales son dos: el riesgo intrínseco y la tipología constructiva. #ProtecciónPasiva #RSCIEI #CTE” username=”berbelporcel”]

Interpretación de la normativa para la protección pasiva contra incendios

Es importante interpretar correctamente cada uno de los documentos expuestos en el presente artículo, y además, siempre es recomendable dejarse asesorar por profesionales del sector. En Berbel Porcel conocemos el reglamento contra incendios y podemos aplicar la solución correcta para cada proyecto constructivo. Un adecuado asesoramiento para la ejecución de los trabajos de ignifugación ajustándose a la normativa vigente, nos evitará posibles sanciones de industria y garantizará una mayor seguridad en caso de desatarse un incendio en nuestro inmueble.
Ignifugar nave industrial: todo lo que debes saber

Ignifugar nave industrial: todo lo que debes saber

Cabedera ignifugación de naves

La ignifugación de una nave industrial se podría considerar una especialidad en sí misma, dentro del ámbito de la protección pasiva contra incendios.

Esto suele ser así porque en la ignifugación de naves se repiten tratamientos tipo, aunque con circunstancias específicas cambiantes que requieren una respuesta individualizada.

¿Por qué se debe ignifugar una nave industrial?

La normativa establecida en el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales (RSCIEI) exige la protección de las instalaciones industriales, con el objetivo de aportar una mayor seguridad ante el fuego.

Por lo tanto, en el caso de la construcción de naves industriales, es necesaria la aplicación de esta normativa, dando la resistencia frente al fuego necesaria a cada uno de los elementos estructurales y constructivos.

Aparte de cumplir con la normativa, también es importante conocer todas las ventajas que aporta la protección pasiva contra incendios.

Ignifugar naves de uso industrial nos aporta una mayor seguridad, limitando la propagación del fuego.

Una estructura capacitada para soportar altas temperaturas, permitirá mejores condiciones para la extinción del fuego, mayor seguridad en la evacuación de las personas, y una reducción de daños en bienes y equipos industriales.

Además de lo anterior, suele ser práctica habitual durante la construcción, exigir un certificado que garantice la correcta instalación de dichos sistemas de protección pasiva.

Técnico aplicando mortero en base de perlita

¿Qué soluciones para ignifugar naves son las más comunes?

Cuando nos disponemos a ignifugar una nave industrial debemos atender a distintos factores que influirán directamente en la ejecución de los trabajos. Por ejemplo, esta puede encontrarse vacía o estar en pleno funcionamiento.

Otro factor que debemos tener en cuenta es el uso que se le dará a la nave a ignifugar. Si va a ser usada como tienda o expositor, tendrá unos condicionamientos estéticos que no tendría una nave destinada a almacén.

Por supuesto, cada situación condiciona el tipo de tratamiento que podemos aplicar y la forma en la que se deben ejecutar los trabajos.

A continuación, mostraremos los 3 tratamientos más comunes que se requieren a la hora de ignifugar naves industriales:

1. Protección de estructura metálica en naves

En la actualidad, la mayoría de las naves están construidas con elementos estructurales metálicos.

Estas vigas y pilares de acero requieren de un tratamiento ignífugo que ofrezca una mayor resistencia al fuego.

Los productos más usados para la ignifugación de estructura metálica son:

Pintura intumescente
Morteros ignífugos
Placas de fibrosilicato / cartón yeso
Paneles rígidos de lana de roca

2. Colocación de franjas cortafuegos en naves

Los encuentros de medianerías entre naves con cubiertas y fachadas son un punto especialmente sensible para la propagación de los incendios.

Por ello, el RSCIEI especifica que en esos encuentros debe existir una franja cortafuegos de 1 m de ancho, con una resistencia al fuego de al menos la mitad de la exigida a la medianería.

Tenemos la posibilidad de realizar las franjas cortafuegos con diferentes sistemas y materiales, todos ensayados bajo protocolo normalizado vigente, entre los que encontramos:

Malla nervometal y mortero ignífugo
Placas de fibrosilicato / cartón yeso
Paneles rídigos de lana de roca

3. Ignifugación de medianerías entre naves

Desde la puesta en marcha del reglamento de seguridad contra incendios se exige que las medianerías que separan edificaciones industriales tengan una resistencia al fuego en función de su riesgo intrínseco.

Estas medianerías suelen estar construidas con bloque de hormigón (construcciones antiguas), o con placas prefabricadas de hormigón (construcciones modernas).

En algunos casos, también podemos encontrar partes de chapa metálica o chapa sandwich.

Los bloques de hormigón y las placas prefabricadas de hormigón suelen cumplir con la resistencia más baja exigida (Ei 120), pero para resistencias mayores, pueden requerir de tratamiento adicional.

La chapa metálica siempre requerirá de un tratamiento para dotarla de resistencia al fuego.

Excepto en el caso de chapas sandwich con núcleo de lana de roca, que pueden tener resistencia al fuego garantizada por el fabricante.

Los productos que se suelen emplear para la ignifugación de medianerías son:

Morteros ignífugos
Placas de fibrosilicato / cartón yeso

[bctt tweet=”La ignifugación de naves se podría considerar una especialidad dentro del ámbito de la protección pasiva. Se repiten tratamientos tipo para estructura metálica, cubierta y medianería. #PPCI #IgnifugarNaves ” username=”berbelporcel”]

Otros aspectos a tener en cuenta en la ignifugación de naves

La correcta ignifugación de una nave industrial conlleva respetar la normativa y aplicar de forma adecuada las soluciones necesarias.

Por esto, es imprescindible exigir garantías a las empresas encargadas de ejecutar los trabajos.

Recomendamos ponerse en manos de profesionales en protección pasiva contra incendios, la seguridad ante el fuego en industria es un aspecto que no se debe descuidar.

En Berbel Porcel, elegimos la mejor opción y ofrecemos garantías de los trabajos realizados. Conciliar economía, funcionalidad y estética siempre es esencial a la hora de definir la ignifugación de una nave.

¿Qué es la protección pasiva contra incendios?

¿Qué es la protección pasiva contra incendios?

INICIO 9 Author archive for Salvador Lizana

¿Qué es la protección pasiva contra incendios?

Conocer qué es la protección pasiva contra incendios y la importancia de aplicar este tipo de soluciones en la fase indicada del proceso constructivo garantiza la seguridad necesaria cuando se declara un incendio en industria.

Protección pasiva contra incendios: concepto

Hace referencia al conjunto de soluciones que se aplican durante la construcción de las edificaciones industriales y cuyo fin es aumentar la resistencia al fuego de los edificios, disminuyendo la propagación del incendio y sus efectos.

La protección pasiva contra incendios se denomina así porque no desempeña ninguna acción para apagar el incendio, para detectarlo o advertir de su existencia.

Son sistemas que no realizan acción alguna, consistiendo en la utilización de revestimientos y la elección de materiales constructivos que dotan de resistencia contra el fuego al edificio o partes del mismo.

Este tipo de protección se debe integrar durante la construcción del edificio, siendo responsable el contratista o aplicador.

Por lo tanto, uno de los objetivos primordiales de la protección pasiva contra incendios es minimizar los daños del fuego e impedir que este se propague a otras estancias del edificio.

De este modo, el tiempo de deterioro de la estructura se alarga y permite la intervención de los servicios de emergencia, así como la evacuación de las personas que se encuentren en su interior.

[bctt tweet=”Muchos desconocen los beneficios de una correcta protección pasiva contra incendios. ¡No lo ignores! Se pueden salvar vidas y bienes. #PPCI #seguridad #incendios” username=”berbelporcel”]

 

Diferencias entre protección activa y protección pasiva contra incendios

Fuera del ámbito de la arquitectura y la ingeniería se suelen confundir estos dos términos.

Pero, a pesar de que los dos están relacionados con la protección contra el fuego, se trata de dos sistemas que funcionan de forma muy diferente.

La protección activa contra incendios es un sistema de extinción compuesto por instalaciones y todo tipo de instrumentos necesarios para apagar el fuego cuando este ya se ha declarado.

Algunos ejemplos de este tipo de instrumentos son: bocas de incendios, rociadores, extintores, alarmas y demás sistemas de extinción.

La protección pasiva contra incendios es un sistema de prevención compuesto por materiales o productos con capacidades ignífugas o cierta resistencia a altas temperaturas con los que se busca frenar el deterioro del edificio durante el desarrollo del incendio.

Estos productos pueden ser: morteros ignífugos, pinturas intumescentes, productos para franjas cortafuegos, productos para el sellado de pasos de instalaciones o sectorización mediante diferentes técnicas.

 

Exige garantías en la aplicación de protección pasiva contra incendios

Es importante que la empresa aplicadora de sistemas para la protección pasiva contra el fuego, garantice la eficacia de los mismos y el cumplimiento de la normativa vigente.

Pertenecer a asociaciones de protección contra incendios es algo esencial, esto proporciona un plus de seguridad en la ejecución de los trabajos y el conocimiento de las últimas normativas en cuanto a seguridad contra el fuego.

En nuestro caso, Berbel Porcel cuenta con el respaldo de Tecnifuego Aespi, una de las asociaciones españolas de empresas y profesionales de protección contra incendios más destacada.

En Berbel Porcel somos especialistas en protección pasiva contra incendios, aplicando los materiales y soluciones comentados anteriormente.

Si desea conocer más acerca de ellas o le gustaría saber cual es la necesaria para su proyecto, puede contactar con nosotros sin compromiso.

Sellado de conductos en Facultad de Medicina de Granada

[vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_gallery type=”flexslider_slide” interval=”5″ images=”6164,6160,6163,6159,6161,6162″ img_size=”full” onclick=””][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Proyecto: protección pasiva contra incendios en edificio universitario.

Localización: Granada.

Promotor: Universidad de Granada.

Contratista: UTE Facultad de Medicina (Isolux Corsan-Corviam, Ucop y Acsa).

Materiales: mortero ignífugo, almohadillas intumescentes, collarines intumescentes y masillas.

[/vc_column_text][vc_empty_space height=”15px”][vc_column_text]

Qué se hace

Realizamos los trabajos de protección pasiva contra incendios en las Torres de la Facultad de Medicina de Granada.

En una primera fase comenzamos con la ignifugación de la estructura metálica del edificio mediante proyección de mortero de perlita y vermiculita.

En la segunda fase, se realiza la sectorización de los tres edificios mediante distintos sistemas de sellado de pasos de instalaciones.

Como se muestra en las imágenes, para los sellados de pasos de instalacioens se usan collarines intumescentes, almohadillas intumescentes y masillas.

También hemos participado ofreciendo distintas soluciones para la protección pasiva contra incendios en más proyectos de los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz:

  • Edificio de Servicios Generales de la UGR en Campus de la Salud de Granada (Dragados).
  • Edificio Biblioteca de Derecho en Granada (El Partal).
  • Edificio Aulario de la Universidad de Jaén en Linares (Constructora San José).
  • Edificio destinado a Laboratorio Universidad de Jaén en Linares (Noriega).
  • Edificio del Gobierno y Paraninfo de la Universidad de Almería (Jarquil).
  • Escuela Universitaria Ciencias de la Salud de Málaga (Vías y Construcciones).

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?